Calle Los Pinos 291 Urb. Camacho, La Molina
435 - 8494 / 437 – 3945
informes@parroquiansr.org

Homilía del domingo 22 de marzo de 2015

  1. Contexto: Ultima Pascua, Jesús antes de su entrada gloriosa a Jerusalén que celebraremos el próximo fin de semana va a Betania…(al otro lado del Monte de los Olivos).
  2. Griegos: Queremos ver a Jesús
  3. Expresa un anhelo, una pregunta… Esta súplica expresa el anhelo de Dios, de conocer la Verdad, de encontrar la auténtica felicidad que está inscrito en lo más profundo del corazón humano. Todo ser humano, aunque no lo sepa, tiene un anhelo de conocer a Jesús, porque es el modelo de todo hombre, porque El es el Camino, la Verdad y la Vida, porque todos hemos sido Creados a Su Imagen y Semejanza. Si tú has venido hoy a misa es porque en lo más profundo de tu ser quieres encontrarte con Jesús.
  4. La respuesta a esta pregunta: Ha llegado la hora de que el Hijo del hombre sea glorificado, y cuando yo sea levantado de la tierra, atraeré a todos hacia MÍ.
  5. Qué significa esta respuesta, ¿a qué hora se refiere Jesús? ¿qué significa ser levantado sobre la tierra? El Señor se refiere a la Cruz, a la hora en que el Hijo glorificará al Padre haciéndose obediente hasta la muerte y muerte de Cruz, la hora en que el entregará su vida por amor a nosotros como Cordero Pascual que carga sobre sí los pecados del mundo. Esa hora que culmina con la glorificación del Hijo por el Padre al resucitarlo de entre los muertos y elevarlo a su diestra.
  6. La Cruz es la respuesta a la pregunta del hombre sobre el sentido de la vida: quieres conocer la Verdad, quieres saber cuál es el camino para ser feliz, para ser verdaderamente hombre: MIRA LA CRUZ.

 

  1. a) En la Cruz contemplamos el Amor Incondicional de Dios por nosotros. (Domingo pasado: Tanto amo Dios al mundo)
  2. b) En la Cruz el Señor nos muestra el camino de la felicidad. Perder la vida, para encontrarla. Si quieres vivir, aprende a morir; si quieres reír, aprende a llorar; si quieres recibir aprende a dar. El es el grano de trigo que tiene que caer en tierra y morir para luego dar fruto abundante.
  3. El nos enseña que la vida se nos ha dado para entregarla, para servir, para donarnos a los demás. Si el Señor dio la vida por ti, tú también debes dar la vida por los demás.
  4. Cuando yo soy egoísta, cuando quiero salvar mi vida en este mundo y vivo ambicionando placeres, comodidad, bienes materiales o prestigio, pierdo mi vida. En cambio, cuando la entrego por amor a Dios y a los demás, la encuentro. Y mi vida se vuelve fecunda… y me despliego y doy fruto. (ejemplos de la vida cotidiana)
  5. Vivir la dinámica bautismal: Morir con Cristo, para resucitar con El. Morir al pecado, para resucitar a una vida nueva.
  6. No hay cristianismo sin Cruz, y no hay Cruz sin Jesucristo. Sin Jesús, el peso de la Cruz se vuelve insoportable. Sin Jesús, la Cruz nos aplasta y nos volvemos personas resentidas o quejumbrosas.

Ha llegado la hora… ¿Cómo vas a vivir esta Semana Santa? ¿Vas a buscarte a ti mismo o vas a acompañar al Señor? ¿Vas a buscar tu descanso o vas a abrazarte a la Cruz?

María, modelo de cómo debemos acompañar a Jesús en la Pasión, para resucitar también con El.

 

 

 

 

 

PNSR Comunicaciones